Cinco motivos para invertir en formación hoy en día

El miedo de los empresarios a invertir en formación radica en no poder cuantificar los beneficios que genera ésta; inclusive, algunos creen que intentar una medición específica puede tener más coste que beneficio. A continuación vamos a exponer los cinco motivos principales por los que un empresario puede comprobar que la formación es una inversión que trae beneficios a la organización y al trabajador.

 

1. Formar a tus empleados te dará ventaja competitiva.

El mundo evoluciona a marchas forzadas, las nuevas tecnologías cambian paradigmas a la velocidad de la luz, y los trabajadores que no se reciclan y entienden los cambios vertiginosos quedan desfasados: un trabajador permanentemente actualizado, conocedor de todo lo nuevo, hace mejor a tu empresa.

 

2. Invertir en formar a tus trabajadores es una manera de evitar que los mejores se vayan.

El trabajador que disfruta haciendo su trabajo (a la postre, el buen trabajador) quiere profundizar en él, quiere ser mejor. Formarlo, es evitar que se vaya a otra empresa donde piense que puede mejorar.

 

3. El aprendizaje continuo aumenta la motivación del trabajador.

Un trabajador que recibe formación a cargo de su empresa siente que su jefe confía en él, que le dará nuevas responsabilidades. Y sentirse respaldado y valorado es clave para que el trabajador rinda.

 

4. No formar a los trabajadores fomenta el “porque siempre se ha hecho así”

La formación permite al empleado conocer nuevas formas de trabajo y nuevas metodologías. Le hace descubrir rutinas que quizás sean más productivas y eficaces y le aleja del terrible “esto se hace así porque siempre se ha hecho así”.

 

5. La formación de los trabajadores está subvencionada por el Ministerio

Es una formación sin coste porque puede ser totalmente bonificable en las Cuotas de la Seguridad Social. La Fundación Tripartita es la entidad oficial que controla este tipo de formación, regulada por el Real Decreto 395/2007, donde se establece que todas las empresas (que coticen por formación profesional a la Seguridad Social) disponen de un crédito anual para financiar este tipo de formación. Este importe se calcula con respecto al número de trabajadores y de la cuantía ingresada por la empresa en concepto de cuota de Formación Profesional durante el año anterior.

 

formacionAntes de invertir en formación, sea lo que hay que tener en cuenta es que debe ser una formación a medida, de acuerdo a las necesidades de la empresa, ya que son los programas quienes tienen que adaptarse a la empresa y no lo contrario. Sólo así se alcanzarán resultados óptimos.